Nosotros

NOSOTROS

Somos La Troja, una empresa que desde hace más de 12 años entiende las necesidades de nuestros clientes y la industria, trabajando continuamente para poder brindar productos de calidad, superando incluso nuestros propios objetivos.

Lo invitamos a que nos conozca de cerca, a compartir lo que hacemos con la misma pasión que en nuestros comienzos. A entender por qué hemos sabido impulsar este proyecto, con lo más altos estándares de calidad y generando relaciones sólidas en el tiempo.

Nuestro crecimiento sostenido, con foco en la calidad tanto de nuestras materias primas como nuestros productos y una ubicación estratégica en el corazón de Argentina, nos ha permitido llegar a mercados internacionales, abarcando países de Europa, Asia, África, América del Norte y América del Sur.

Nuestra Misión

Somos una Empresa Agroalimentaria que agrega valor diferenciado a cada producto y servicio, generando sólidas relaciones con los clientes basadas en la confianza.

Nuestra Visión

Ser una confiable empresa proveedora de agro alimentos seguros e innovadores.

Nuestros Valores

Compromiso
Confiabilidad
Trabajo en equipo
Austeridad

Calidad

La producción y comercialización de nuestros productos y servicios se basan en los siguientes pilares:

  • Satisfacer las necesidades y las expectativas de nuestros clientes.
  • Promover la protección del ambiente, la prevención de contaminación y la optimización de los recursos naturales.
  • Fomentar la prevención de lesiones y enfermedades de las personas.
  • La prevención de lesiones y enfermedades de nuestros colaboradores.
  • Abordar nuestros procesos bajo la gestión de riesgos en áreas de calidad e inocuidad, medio ambiente y salud y seguridad ocupacional.
  • Impulsar la mejora continua de nuestros procesos.
  • Satisfacer las necesidades y las expectativas de nuestros clientes.
  • Promover la protección del ambiente, y la optimización de los recursos naturales.
  • El permanente desarrollo y capacitación de nuestro personal.
  • Cumplir con requisitos legales asociados al producto y al ambiente.

Fijamos como metas prioritarias el desarrollo e implementación de los siguientes sistemas:

  • Satisfacer las necesidades y las expectativas de nuestros clientes.
  • Buenas Prácticas de manufactura (BPM) y Procedimientos Estandarizados de Saneamiento (POES).
  • Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HACCP).
  • Sistema de Gestión de Calidad, Ambiental y de Seguridad y Salud Ocupacional bajo los lineamientos de ISO 9001, ISO 14000 y OHSAS 18001.

Nuestra Historia

Corría el 2003 en la ciudad de Oncativo y Rubén y Lucas Marinsalda comenzaban a darle vida a La Troja. Con una ubicación estratégica y con instalaciones de última generación, nuestros socios fundadores supieron adaptarse rápidamente a las necesidades del mercado, generando y manteniendo sólidas relaciones con los clientes.

El crecimiento sostenido de nuestra empresa no sólo se debe a la eficiencia y los equipos tecnológicos de vanguardia, sino también a una fuerte apuesta por las normas de calidad. Actualmente nuestra planta trabaja conforme a los lineamientos de ISO 9001, ISO 14001 y OSHAS 18001 y la legislación vigente.

Más de 12 años de experiencia, produciendo y exportando productos y servicios al mundo, son nuestro aval y compromiso a futuro para nuestros clientes.

Significado de La Troja

Resulta que hasta bien entrado los años cincuenta, en Argentina, la junta del maíz se la hacía toda a mano. Es así como desde abril hasta agosto, la región rural cambiaba su fisonomía y se adaptaba para recibir a miles de obreros, los cuales se los conocía como juntadores de maíz.

El trabajo de junta se desarrollaba de sol a sol y en los tiempos de invierno no era fácil salir al campo. Cada juntador llevaba una “maleta”, la cual era de cuero y lona que arrastraba entre los surcos. Con el peso el cuero de la maleta se gastaba y “patinaba” sobre el terreno.

Eran días de mucho esfuerzo, pero mucha camaradería. Los días de lluvia se aprovechaban para rondas alrededor del fogón, acompañados de mates y tortas fritas o algún “peludito” a la olla.

Terminada la junta, “la troja” de maíz había crecido en altura como un monumento al trabajo de tantos hombres, mujeres y hasta niños contribuían a semejante esfuerzo. Mientras que los juntadores hacían la recolección, los chacareros levantaban las trojas, depositando las espigas en ese silo de alambre y de caña, con un palo alto al costado amurado con gran firmeza al terreno y con riendas de alambres tensados que lo sujetaban en su posición, el que serviría para elevar las espigas a la troja. En la medida que vaciaban las bolsas iban levantando el nivel del maíz sobre el silo o troja. Cuando la altura estaba por encima al nivel de la chata que traía la carga de espigas, las bolsas se vaciaban en un carro elevador, que desde el otro extremo de la instalación se lo tiraba con un caballo y el mismo se desplazaba con rondanas sobre el “cable de troja que se izaba sobre el palo” hasta elevarse a la altura final conforme al alto del palo y cuando llegaba a esa elevación máxima, una rienda tensaba la compuerta inferior del carrito hasta abrirla y caían las espigas al medio de troja. Mientras tanto el caballo giraba sobre su recorrido y al volver permitía que el carro bajara por el cable y se acomodara nuevamente al nivel de la chata para seguir subiendo otra carga.

Fragmentos de Walter Bonetto
8 de abril de 2005. Diario Puntal.

 

La troja es un símbolo del campo y sus labores, de crecimiento y progreso, de festejo y regocijo. Por todos estos motivos, nuestra empresa adquiere ese nombre, como recuerdo de nuestras raíces pero con una gran impronta por el futuro.